Fate

Escapada tranquila: tres hoteles aislados para pasar una estadía inolvidable

En Tucumán, Corrientes y Santa Cruz hay opciones de alojamiento apartadas de tierra firme, que son ideales para alejarse de la ciudad en el marco de un panorama alucinante

Escapada tranquila: tres hoteles aislados para pasar una estadía inolvidable
miércoles 08 de enero de 2020

En Tucumán, Corrientes y Santa Cruz, hay tres hoteles a los que solo se llega en barco, avión o tras una larga caminata, que hicieron de su inaccesibilidad una de sus mayores fortalezas. Separados de tierra firme por ríos, lagos y montañas, son perfectos para quienes busquen pasar una estadía lejos del ruido de la ciudad, en el marco de un paisaje alucinante donde flora y fauna se unen para brindar una experiencia inolvidable.

1) Las Queñuas (San José de Chasquivil, Tucumán): tras una larga cabalgata de dos días de duración, se puede acceder a esta posada escondida en una reserva privada en los cerros tucumanos, propiedad del local Roberto Martínez Zavalía.

Su nombre se debe a que aquí sobreviven algunos de los últimos ejemplares de queñua, que es una especie de rosáceo muy alto que en la antigüedad se expandía en las quebradas y cañadones del norte argentino.

La propuesta es una posada de piedra y madera, cuya vía de acceso más rápida es en 4x4, por medio de la ruta que se dirige a Anfama. Desde allí, el trayecto se puede continuar a pie o a caballo, sorteando arroyos, faldeos rocosos y cornisas, en un camino cuesta arriba y abajo, que si bien es duro, es bellísimo.

En cuanto a la fauna, sobrevuelan la zona cóndores, yales azules, chingolos y aguiluchos puneños. Además, hay zorros colorados, pumas, gatos del pajonal, guanacos y llamas.

Para poder hacer la posada, la mayoría de los electrodomésticos fueron llevados a lomo de mula, en travesías que duraron más diez horas. A su vez, los muebles fueron especialmente hechos por el encargado del lugar, Rufo Navarro.

Si bien el proyecto fue concebido para uso familiar, con el tiempo se fue convirtiendo en un refugio soñado para viajeros, donde el confort y la calidez de los anfitriones son sus mayores virtudes.

Para poder disfrutar de las Queñuas, es necesario anotarse previamente en alguna de las cabalgatas que organiza Nicolás Paz Posse. La próxima, será recién durante el fin de semana largo de agosto.

Cabra Horco Expediciones (teléfonos: 0381-15-678-8399 o 0381-15-517-9486) organiza escapadas de cuatro días, que incluyen traslados, pensión completa con bebida, dos noches en Las Queñuas, una noche en un puesto de montaña, guías, caballos, alforjas y servicio de cubiertos y vajillas, por US$750 por persona. El programa no cuenta con seguro médico ni extras, aplica descuentos para familias y acepta grupos desde cuatro a ocho personas.

Antes de ir, conviene saber que:

-  El grupo contará con un guía y un baqueano (con celular y GPS) cada cuatro jinetes.

-  En todos los destinos hay centros sanitarios y contacto vía radio.

-  Previo a cada salida, se informa a la aeronáutica tucumana el itinerario y el nombre completo de los participantes.

- Hay caballos de reemplazo.

2) San Alonso (Esteros del Iberá, Corrientes): es una estancia ubicada en un área de diez mil hectáreas de islas y esteros que la fundación Conservation Land Trust (CLT) –por medio de Douglas y Kris Tompkins– adquirió en 1996, con el fin de reintroducir la fauna nativa, donde habitan osos hormigueros, venados de las pampas, pecaríes y yaguaretés, entre otras especies. Se accede en lancha o avión.

Si bien en sus inicios las tierras se destinaron primero a la producción ganadera extensiva y luego a Parques Nacionales, en 2018 los Tompkins decidieron reabrir una hostería que habían inaugurado en 2006 y cerrado en 2017, para crear un espacio turístico que sirviera para concientizar acerca de la necesidad de efectuar proyectos territoriales sustentables.

La casa de huéspedes es sencilla, aunque muy elegante. Cuenta con tres habitaciones (una doble en suite y dos departamentos) con capacidad máxima para diez personas y ofrece cocina con platos típicos correntinos.

Las alternativas para recorrer la isla son muchas, ya que se puede transitar a pie, a caballo, en bote o en kayak. Para acceder, primero se debe realizar un trayecto por vía terrestre desde San Miguel. Para esto, San Alonso provee servicios de traslado que parten de un punto de encuentro cercano y continúan –en vehículo– hasta el Portal San Nicolás. Desde allí, es necesario tomar una lancha para llegar a la estancia.

Además, Airibera ofrece vuelos que parten desde Resistencia, Posadas y Corrientes.

Para llegar a San Miguel, lo mejor es tomar un vuelo comercial y seguir el camino en auto o micro por la ruta. Los aeropuertos más cercanos son el de Corrientes (a 162 kilómetros), el de Resistencia (a 194 kilómetros) y el de Posadas (a 202 kilómetros).

Si preferís ir en tu vehículo, una vez que llegues a San Miguel podés ir hasta el paraje Mboy Cuá, que tiene una posada donde se lo puede dejar. Desde allí, se deberán recorrer siete kilómetros más por el camino que va hacia San Nicolás.

El programa de la estancia es de dos noches con pensión completa y cuesta US$600 por persona en base doble. Incluye traslados de entrada y salida desde San Miguel, –combinando traslado terrestre y navegación hasta San Alonso–, bebidas sin alcohol y actividades programadas. Para más información, comunicarse al (+5411) 5272-0343, o enviar un e-mail a ibera@dytcentral.com.ar.

3) Aguas Arriba Lodge (El Chaltén, Santa Cruz): es un refugio a orillas del lago del Desierto al que solo se puede llegar por vía lacustre o a pie, en un trekking por medio del bosque que dura aproximadamente tres horas.

Los creadores de este espacio camuflado entre 800 hectáreas de follaje destinadas a la conservación del huemul y el medioambiente, fueron Patricia García e Ivor Matovic, quienes emprendieron alrededor de 2.500 viajes en lancha –al cabo de cuatro años–para su construcción.

Fue inaugurado en 2011 y cuenta con una increíble vista del monte Fitz Roy. Además, tiene un hogar a leña que está siempre encendido y ofrece un ambiente con música suave a la hora de deleitarse con los platos caseros que ofrece su cocina.

Aquí, se puede disfrutar de la estadía contemplando el paisaje o realizando actividades de turismo aventura con guías, que suelen estar disponibles en todo momento para sugerir distintos senderos.

El lugar recibe a personas de doce años en adelante. La tarifa es de US$585 + IVA por persona en base doble, e incluye pensión completa, vinos, traslados, paseos guiados, pesca y vianda para los paseos del día. Permanece cerrado de abril a noviembre. Para más información, comunicarse al (+54911) 6134-8452 o el (+5411) 4152-5697.