Fate

Turismo: las provincias se preparan con cautela de cara al fin de semana largo

Los retrocesos en el interior en torno a la pandemia de COVID-19 marcan un escenario distinto para el sector turístico

Turismo: las provincias se preparan con cautela de cara al fin de semana largo
jueves 08 de octubre de 2020
L

as provincias se preparan con cautela para el feriado del 12 de octubre a causa del avance de la pandemia de coronavirus en el interior del país. En paralelo, los gobernadores siguen con atención la reapertura de los vuelos de cabotaje que permitirán reactivar el turismo.

El Consejo Interministerial de Nación acordó que es prioritario que se habilite el turismo veraniego tras la parálisis desde marzo. Por ello, el Ministerio de Turismo y Deportes, encabezado por Matías Lammens, y el de Transporte, conducido por Mario Meoni, trabajan en los protocolos necesarios para la reactivación.

Durante septiembre, varias provincias llevaron a cabo experiencias que dieron oxígeno a uno de los sectores más golpeados por el aislamiento. Sin embargo, la aceleración de la curva de contagios fue alarmante y los llevó a retroceder en la actividad turística.

Así, mientras algunas provincias como Salta bajaron el pulgar para este fin de semana largo, en otros distritos habrá posibilidades más acotadas. En ese sentido, se destaca la prueba piloto que hará San Juan en Calingasta con 1.500 vehículos habilitados para el ingreso.

En la misma línea, Río Negro pensaba llevar a cabo una experiencia desde el pasado viernes con la intención de anticiparse al retorno de los vuelos. No obstante, la iniciativa quedó en stand by. En la provincia gobernada por Arabela Carreras esperan luz verde de Nación para la llegada de un “turismo burbuja” que permitirá a 500 personas viajar desde el Alto Valle a Bariloche, con protocolos especiales, seguros médicos con cobertura ante COVID-19 y una app de seguimiento y control. “En lo único que pudimos avanzar fue en crear desde la Municipalidad de Bariloche un registro de alojamientos para estar listos”, mencionaron desde provincia.

Donde habrá otra experiencia a modo de prueba es en San Juan, donde la administración de Sergio Uñac dio aval a Calingasta, la primera localidad que reabrirá el turismo interno tras la vuelta atrás a Fase 1 a finales de agosto. “Activaremos por partes. Por la necesidad del departamento Calingasta de reactivar el turismo interno, será este fin de semana”, explicó la ministra de Turismo provincial, Claudia Grynszpan. Además, a los protocolos se agregará la carga controlada del destino y se tomó la determinación de que puedan ingresar hasta 1.500 vehículos. “Se les solicita a las personas que tengan o vayan a hacer reservas que saquen el permiso porque tiene un tope”, agregó Grynszpan.

El ingreso a Calingasta estará habilitado de 8 a 20 horas. Al respecto, Grynszpan explicó: “La situación es distinta que en julio, así que controlaremos la cantidad de personas que ingresan al departamento para que sea ordenada, en beneficio no solo de sector turístico, sino de toda la comunidad”.

No obstante, otros destinos bajaron las manos al turismo interno, como las norteñas Salta y Jujuy. A causa del pico de contagios en ambas provincias, los gobernadores Gustavo Sáenz y Gerardo Morales, respectivamente, decidieron no avanzar en la apertura del turismo para este fin de semana largo.

En tanto, en Tucumán hubo una salida intermedia. La gestión de Juan Manzur levantó el pulgar a hotelería y gastronomía, pero bloqueó las opciones de entretenimiento. “Habilitamos la hotelería para que se pueda hacer turismo interno en establecimientos registrados. Habrá permisos para transitar y llegar a ese destino, principalmente en el interior de la provincia, donde hay cabañas y espacios abiertos”, comentó Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo. “No está habilitado el turismo en general: museos, cines, teatros, centros de interpretación; la idea es que la gente esté dentro de un establecimiento con todas las normas de seguridad y que pueda disfrutar de un fin de semana largo”, agregó.

Ese mismo camino siguen Mendoza y Tierra del Fuego. En la primera, el gobierno de Rodolfo Suarez mantiene abierta la actividad turística para los habitantes de la provincia, pero los intendentes tienen opción de pisar el freno. Así, en San Rafael se restringió el acceso de visitantes, mientras que en Malargüe “se puede hacer turismo interno en Las Leñas y Los Molles, pero no en la villa cabecera y otros lugares”, dijeron desde despachos mendocinos. En tanto, el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, levantó la barrera en Ushuaia para que los habitantes de la capital provincial puedan recorrer los centros invernales.