Viernes 17 de Enero de 2020

Gastón Arostegui: "Apostamos al respeto por la diversidad e integramos saberes para generar valor agregado"

"Buscamos hacer productos textiles de calidad que transmitan identidad, cultura y tradición del norte de nuestro país", expresó el gerente general de Hilandería Warmi

Gastón Arostegui: "Apostamos al respeto por la diversidad e integramos saberes para generar valor agregado"
jueves 09 de enero de 2020

Gastón Arostegui es gerente general de un emprendimiento radicado en Palpalá, Jujuy: la Hilandería Warmi que, en sus palabras, es “un modelo de desarrollo territorial que involucra a diferentes actores, en el que desde el respeto, la diversidad cultural, los valores y los recursos se integran saberes para generar valor agregado a la fibra de llama, desaprovechada hasta hace un tiempo en la puna”.

La Puna argentina es un territorio que tiene sus particularidades geográficas: su clima es árido y hostil y resulta pertinente señalar que alcanza una amplitud térmica de casi cincuenta grados en invierno. Las comunidades que la habitan se encuentran territorialmente aisladas y no cuentan con un gran número de recursos, además de que suponen, desde una interculturalidad, singularidades distintas. Sin embargo, es a la vez un territorio que concentra un porcentaje muy importante de la población de llamas de la Argentina y al respecto Arostegui afirmó: “El desafío es generar valor agregado en origen y cuando digo en origen es concretamente en la puna. La fibra de llama es un recurso estratégico para esta región, considerando su notable pobreza multidimensional. El desafío es hacer de este recurso productos textiles de calidad que transmitan identidad, cultura y tradición de nuestro norte”.

Hilandería Warmi cuenta con diversos productos: mantas, throws, pies de cama, chalinas, bufandas y ponchos: “Estamos haciendo inversiones puntuales de producción para seguir mejorando la calidad de los productos. Apuntamos a un consumidor consciente de que está adquiriendo un producto 100% de fibras naturales y que a la vez está provocando un impacto socialmente positivo”, señaló Arostegui y agregó: “A nivel de ventas, buscamos permanentemente la apertura de nuevos mercados. Es interesante pensar, en articulación con políticas públicas, lo que puede ser el posicionamiento internacional de la fibra de llama. El impacto de la estrategia está en el incremento de la producción, la mejora de la rentabilidad, el programa de retribución a productores sobre el precio de venta, la generación de valor agregado en la puna y la construcción de redes”.

“Estamos de punta a punta en esta cadena de valor que tiene un potencial de impacto enorme. Hay una intención importante por parte de la hilandería de reinvertir utilidades en las comunidades de la puna”, puntualizó Arostegui y prosiguió: “El desafío de Hilandería Warmi es pensar un modelo que incluya a las comunidades desde la génesis”. En este sentido, su emprendimiento tiene una innovación constitutiva: las comunidades de la puna están representadas y son accionistas de la firma a través de la Asociación Warmi Sayajsunqo, una asociación civil sin fines de lucro. Por otro lado, el gerente general se refirió a la necesidad de “una articulación sistemática entre todos los actores que quieren desarrollar la región, porque la complejidad es tal que la dificultad de las soluciones está en cómo podemos articularnos entre nosotros”.

Para cerrar, Arostegui sostuvo: “Apostamos al respeto por la diversidad y la integración de saberes, sumando tecnología y herramientas de gestión de la modernidad, lo que nos permite estar en el mundo con un producto de calidad: desde la puna argentina al mundo”.